Cuidarse el cuerpo para que no le falte nada es súper importante y más cuando nos encontramos en etapas de estrés elevado. Ayudarnos a nosotros mismos es sencillo: haciendo ejercicio, comiendo sano, tomando algún suplemento, organizando el día, poniéndonos pequeñas metas diarias, etc… 
En esta sección os recomiendo algunos suplementos que a mi me han recomendado y que me has ayudado. Pero yo no soy médico, así que si algo te interesa pregunta a tu médico antes de tomarlo.

OMEGA 3
Efecto cardiosaludable, nos protege porque contribuye a reducir los niveles de triglicéridos y de colesterol de la sangre, evita que se formen coágulos, tiene propiedades vasodilatadora y ayuda a regular la presión arterial. También está probado su efecto antiinflamatorio y su efecto positivo en la respuesta inmunitaria.
 En estados de estrés:
Ayuda al mantenimiento de la función cerebral y del sistema inmunitario. También ayuda a mejorar la neurotransmisión dopaminérgica y serotoninérgica.
MAGNESIO
Interviene en la transmisión del impulso nervioso y en la relajación muscular, por lo que es aconsejable para que músculos, nervios y corazón funcionen con normalidad. Algunos de los síntomas que podrían estar indicando que los niveles de este mineral están bajos son de tipo psicológico y emocional. Así, la irritabilidad, la apatía, el cansancio, la debilidad muscular, los calambres, los fallos de memoria o una mayor dificultad de aprendizaje, entre otros, pueden ser manifestaciones de la escasez de magnesio.
 En estados de estrés:
Porque el estrés físico o mental provoca una mayor pérdida de magnesio. Tomarlo es la mejor ayuda para combatir el cansancio y los dolores musculares. Dosis de energía y vitalidad que tanto falta con el estrés.
CÚRCUMA
Lo llaman el ibuprofeno natural. Tiene poder antiinflamatorio, antioxidante, mejora la función del hígado reduciendo los niveles de toxicidad del cuerpo humano, ha usada durante siglos como protector estomacal, reduce el colesterol y además, equilibra las emociones y protege las neuronas del estrés oxidativo.
 En estados de estrés:
Para las depresiones ayuda a equilibra las emociones y protege las neuronas del estrés oxidativo y por lo tanto, previene el envejecimiento que causa la depresión.